Serious Games: valor añadido de los Serious Games a las empresas

Serious Games

Serious Games, ¿qué podrían aportar los videojuegos Serious Games a las empresas? ¿al trabajo que en ellas se realiza? ¿a su productividad? A continuación os replicamos una entrevista realizada por la Business Innovation Factory a Byron Reeves y en la que nos darán algunas ideas para conocer qué podrían aportar los videojuegos al mundo empresarial. Por ejemplo los videojuegos del tipo serious games.

Antes de empezar y por si lo desconocíais, Byterealms posee una extensa experiencia en el desarrollo de videojuegos educativos o serious games. Prueba de ello es el videojuego La Plantación (Plátano de Canarias), el proyecto Time4learning con su simulador empresarial Change It para enseñar nuevas tecnologías a directivos o Game Learning, cuyo objetivo es potenciar las habilidades directivas a través de mini juegos conceptuales.

http://www.byterealms.com/proyectos/plantacion
http://www.byterealms.com/proyectos/time4learning
http://www.byterealms.com/proyectos/gamelearning

Serious Games

Serious Games - Entrevista de la Business Innovation Factory

Byron Reeves es profesor en el Departamento de Comunicación de la Universidad de Stanford, y además co-fundador y co-director de la Facultad del Instituto H-STAR (Ciencias Humanas y de Investigación de Tecnologías Avanzadas).

Byron Reeves ha estado pensando en cómo convertir el trabajo en un juego serio. Combinando el alto índice de popularidad de los videojuegos con las necesidades de nuestra fuerzas de trabajo, dice, aumentaría la productividad y frenaría el creciente aumento de falta de compromiso de los trabajadores.

"Hay características de los juegos que son muy atractivas", dice. "Queremos descubrir cómo trabajan, cuáles son los ingredientes que tienen, luego aislarlos, y recombinarlos en otras áreas que pueden ser usados de una forma explícita para bien."

Lo que Reeves encuentra más interesante, son Juegos de Rol Masivos Multijugador Online (MMORPGs) como World of Warcraft que requieren niveles muy sofisticados de colaboración entre decenas de miles de jugadores en un mismo entorno. Este tipo de juegos requiere habilidades organizativas que tienen un valor incalculable en los espacios de trabajo. Reeves también señala que los juegos online permiten que diferentes tipos de personas puedan liderar: "Los líderes en el mundo real son más altos que la mayoría de la gente, tienen una mejor presencia que el resto de gente, y hablan más rápido. En el juego, estas cosas no son importantes".

Por supuesto, el videojuego tiene que ser el adecuado para ser una herramienta de trabajo eficaz. "En un serious game, tienes que combinar el entretenimiento y la emoción con algún tipo de productividad o métrica que una organización suele contemplar", dice Reeves.

Pongamos por caso un centro de llamadas con miles de empleados que asesoran a los clientes sobre las reclamaciones de seguros de salud: un mar de conversaciones constantes de trabajadores aislados rellenado formularios y resolviendo un sin fin de problemas. Para eliminar la sensación de trabajo tedioso, Reeves sugiere que los trabajadores de telecentros participen en "competiciones", cuyos resultados se pueden visualizar en todo momento. Cuando llegan a una meta, su progreso se registra en segundos o minutos, en lugar de trimestres o años. De esta forma se puede ver cómo lo están haciendo en cada momento.
Con ello los trabajadores también saben a qué atenerse en relación con el resto de sus compañeros. "La transparencia es enorme", dice Reeves. Toda la información que los empleados necesitan tener para entender la forma en que están afectando globalmente a la productividad la tienen disponible fácilmente.

Reeves también entiende que la transparencia genera un gran sentido de la autonomía en los trabajadores. "Es posible ver la forma en la que yo encajo en el conjunto. Puedo verme a mi mismo, puedo ver a mi equipo. Estoy siendo reconocido por una pequeña contribución, que está ahí y me da puntos por ello. Yo puedo ver mi lugar en algo que es mucho más grande que yo ".

Si Reeves esta en lo cierto, las complejas categorías de experiencia inherentes en los videojuegos tienen el potencial para hacer frente a uno de los problemas más clásicos y difíciles de alcanzar tratados en la literatura sobre comportamiento organizacional en el lugar de trabajo.

"La gente quiere saber," él dice, "¿marco la diferencia? ¿estoy aportando aquí algún valor? Eso es por lo que se preocupan los seres humanos."

Por cierto, si queréis conocer el panorama nacional de Serious Games os podría interesar la sección de Serious Games del portal Vadejuegos.com

 
Últimos artículosOtros artículos